Cúpula Social pela Integração dos Povos

25 de dezembro de 2013 Nathany Sem categoria

cumbre

La Alianza Social Continental y el Movimiento Boliviano por la Soberanía e Integración Solidaria de los Pueblos convocan a la Cumbre Social por la Integración de los Pueblos a realizarse del 6 al 9, de manera simultánea a la reunión de Presidentes de la Comunidad Sudamericana de Naciones prevista para el 8 y 9 de diciembre del 2006 en la ciudad de Cochabamba, Bolivia.

¿Por qué es necesario integrar a América Latina?

En la actualidad, los países de Sudamérica cuentan con soberanía formal, pero baja autonomía real: dependen de los mercados internacionales para vender sus productos básicos, las organizaciones de crédito definen su política económica y las bolsas extranjeras fijan el precio de sus materias primas. Para ganar autonomía respecto al imperio y ser viables, los países de América Latina no tienen otro camino que coordinar entre ellos, concertar reglas supranacionales, articular la producción y establecer una instancia política común que planifique y solucione sus controversias.

Reafirmar y ejercer la soberanía de Sudamérica es el primer paso para cualquier proyecto verdadero de integración. En el mundo del siglo XXI no caben opciones soberanas para los países pequeños, los cuales tienen dos opciones: o construir con sus iguales espacios mayores que por su tamaño sean capaces de aspirar a la soberanía en el siglo que se inicia, o el destino de quedarse como vasallos obsecuentes de Estados Unidos.

La recuperación de la soberanía depende de la integración de los países en una Comunidad Sudamericana de Naciones con participación social e independiente de las imposiciones de organismos como el FMI, el Banco Mundial, la OMC y el BID.

Algunos investigadores como Eduardo Gudynas, del Centro Latinoamericano de Ecología Social (CLAES) de Uruguay, opina que la recuperación de la autonomía de las naciones semi anulada por el neoliberalismo pasa necesariamente por la coordinación regional efectiva (política, productiva y macroeconómica) que fortalezca la capacidad negociadora en el plano internacional.>>leer artículo completo

El proceso de gestación de la Cumbre Social por la Integración de los Pueblos

Entre el 6 y el 9 de diciembre, representantes de una amplia articulación de movimientos sociales, redes de activistas y organismos no gubernamentales de Bolivia y del resto del Continente confluirán en Cochabamba en la Cumbre Social por la Integración de los Pueblos. Se trata del más reciente hito en el largo proceso de construcción de propuestas hacia una América integrada, libre, soberana e incluyente.

La Cumbre Social comenzó a prepararse el 7 y 8 de abril de 2006 en una reunión nacional del Movimiento Boliviano de Lucha Contra el TLC y el ALCA, cuando representantes de más de 100 organizaciones rebautizaron a la organización con el nombre de Movimiento Boliviano por la Soberanía y la Integración Solidaria de los Pueblos – Contra el TLC y El ALCA.

El colectivo –una junta amplia y no partidaria de organismos de la sociedad civil, sindicatos y redes de activistas nacida en la lucha contra el neoliberalismo– reorientó sus objetivos para trascender la resistencia y asumir una identidad propositiva, y desde entonces organiza la Cumbre Social y somete a reflexión los contenidos de la integración alternativa en talleres y encuentros departamentales realizados hasta ahora en La Paz , Oruro, Cochabamba, Tarija, Potosí, Sucre y Santa Cruz. Más de 100 líderes sociales intercambian propuestas en un debate democrático y horizontal, sin reemplazar ni sobreponerse a las organizaciones ya existentes.

El 26 y 27 de agosto, el Movimiento Boliviano por la Soberanía y la Integración Solidaria de los Pueblos y las principales redes agrupadas en la Alianza Social Continental (ASC) y la Campaña contra el ALCA anunciaron en la ciudad de La Paz la realización de la Cumbre Social. El 27 de octubre, dirigentes campesinos, obreros, gremialistas, trabajadoras del hogar, y activistas del Movimiento presentaron la Cumbre Social de Cochabamba como una palestra efectiva e influyente en la construcción de la integración latinoamericana.

La Cumbre de los Pueblos de Cochabamba sintetizará todas las reflexiones, debates y propuestas que se desarrollaron a partir de la lucha contra el ALCA y la OMC , y que comenzaron a cobrar mayor relevancia en la III Cumbre de los Pueblos de Mar del Plata de noviembre de 2005.

En el año transcurrido desde la Cumbre de Mar del Plata, el movimiento popular terminó por convencerse de que es posible detener el avance del neoliberalismo y construir en los países una verdadera democracia con soberanía e igualdad social. La permanente movilización de redes y organizaciones de América detuvo el ALCA en Sudamérica y estancó la OMC en el mundo.

Y aunque el imperialismo continúa generando conflictividad política, social y económica –Estados Unidos y sus transnacionales siguen avanzando con TLCs sobre Centroamérica, la región Andina y han puesto en tensión al MERCOSUR con tratados bilaterales de inversiones–, al mismo tiempo se va articulando la resistencia continental, y no solo en el plano de los movimientos sociales. Prueba de ello es el afianzamiento de la Alternativa Boliviariana para las Américas de Venezuela (ALBA) y el nacimiento del Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP) en Bolivia.

Los movimientos llegaron a la Cumbre de Mar del Plata cuando el ALCA agonizaba, optimistas porque habían impedido el avance del imperialismo y porque habían demostrado que con la unidad se pueden cambiar el curso de la historia. Luego se convencieron de que los pueblos se liberarán sólo si establecen alianzas y se integran.

En la Asamblea de Movimientos Sociales del Foro Social Mundial, realizada en Caracas en marzo de 2006, las organizaciones festejaron el entierro del ALCA y en un trabajo “desde abajo” fueron perfeccionando alternativas de integración a los planes de anexión imperial. En el último Encuentro Hemisférico de lucha contra el ALCA y por una América mejor en La Habana , Cuba, en abril de 2006, se esbozaron las bases de un modelo de integración popular justo, equitativo y sustentable, y también las formas de incidir en los procesos de integración oficial en curso.

En la Cumbre de los Pueblos por la Integración en Córdoba en julio de 2006, las organizaciones de la ASC llamaron a fortalecer la unión regional frente a la integración subordinada de Estados Unidos y eligieron a Bolivia como el espacio de debate privilegiado para avanzar en una agenda ofensiva de integración con soberanía.

La reunión de Cochabamba tiene un alto valor simbólico no solo porque será simultánea a la Cumbre de la Comunidad Sudamericana de Naciones (CSN) –un bloque político inspirado en las gestas libertarias independentistas de Junín y Ayacucho y liderado por presidentes que aceptan la diplomacia de los pueblos– sino porque se celebra en el corazón mismo de Sudamérica, en el epicentro de las revueltas sociales que están transformando al Continente.

Comments are currently closed.


Powered by http://wordpress.org/ and http://www.hqpremiumthemes.com/